Los riesgos de entrar en un hospital


Publicado en: Argentina, Grupo Gamma, Salud | 2 Comentarios

En Argentina, como bien sabemos, faltan estadísticas de todo tipo: inflación (índice de precios), inseguridad (robos, asaltos, cada x habitantes), educación y conocimiento (nuestras universidades no publican ninguna métrica sobre resultados, impacto), accidentes viales, etc. Todos temas que preocupan mucho a la población y aun así carecemos de datos básicos para medir donde estamos y cual es la tendencia.

Si no medimos confiablemente ni siquiera lo que nos inquieta, mucho peor es la situación en temas que no están instalados en la opinión pública.

Lo errores en la atención médica – también llamados con cierto eufemismo “eventos adversos” – son la 8va causa de muerte en Estados Unidos. El riesgo de un accidente en un hospital americano es estadísticamente equivalente al que uno se expone haciendo bungee jumping o paracaidismo. Parece absurdo pero es asi. La seguridad médica – concepto que se refiere a todas las medidas implementadas para prevenir errores y evitar la variabilidad en los resultados clínicos – es hoy en día la prioridad máxima de los hospitales líderes en USA. El tema fue puesto en el tapete por un informe emitido en 1999 por el Institute of Medice titulado “Errar es humano“. Su conclusión fue lapidaria: entre 44 y 98 mil personas mueren cada año a causa de errores médicos que se pueden prevenir. Para dar perspectiva a la magnitud de ese número, vean en un cuadro como se comparan con las muertes accidentales por accidentes de tránsito o de avión:

Medical errors

A partir del informe “Errar es humano” todo el sistema de salud americano comenzó a preocuparse por resolver el problema. No hay un sólo website de hospital o clínica líder que no tenga un apartado especial sobre Seguridad Médica.

La pregunta es sencilla: si industrias que hace años se consideraban de alto riesgo – como las centrales nucleares o la aviación – pudieron reducir sus errores a valores de casi cero, y si los sistema de producción de Toyota permiten reducir la variabilidad a 6 sigma, ¿como es posible que los hospitales no puedan desterrar los errores que cuestan vidas o causan daño a los pacientes?

Los americanos están muy acostumbrados a las estadísticas. La idiosincracia dicta que el primer paso para solucionar un problema es medir cuantitativamente la situación actual. Y van por ese camino.

En Argentina ningún hospital que yo conozca hace públicas sus estadísticas de errores. No me refiero sólo a los catastróficos sino también a aquellos errores que luego se revierten como infecciones intra-hospitalarias o readmisiones por razones evitables. Y aquí no me hago el distaído: tampoco nuestro Sanatorio Los Arroyos lo hace.

Hay varios problemas para medir los errores médicos. Una barrera es la fragmentación del sistema de salud. Es probable que una vez dado de alta, el paciente pierda contacto con el hospital y si fue readmitido en otra clínica por una causa evitable nadie se entere. Otras veces los problemas no llegan a ser graves, porque se revierten en el momento por una decisión rápida de equipo médico. De estos “near misses” también puede aprenderse mucho y tomar acciones para no repetirlos. Pero nadie los registra por no haber tenido consecuencias.

Estoy convencido que las dificultades no son excusas aceptables para la inacción. En Grupo Gamma estamos estableciendo un Comité de Seguridad para desarrollar procesos con altos estándares de seguridad. Para tener resultados positivos se requiere la estrecha colaboración de todos los involucrados: médicos, enfermeras, técnicos, farmacéuticos, staff y también de diseño correcto de la infraestructura y los materiales utilizados.

Es un trabajo de mejora contínua que nunca se termina, siempre se puede ser más seguro. Yo creo (y espero) que en un futuro cercano reportes de seguridad asistencial y tasa de errores serán de publicación obligatoria para todos los centros de salud. Sería excelente: le permitirán una decisión más informada al paciente, nadie más va a elegir un sanatorio sólo por su hotelería. Es un camino largo pero que sin dudas vale la pena porque salva vidas.

2 comentarios

  1. Pablo

    Muy bueno Ing. Tourn. Yo, sólo afectado desde el lado del paciente, también espero que los hospitales (y el Indec) se preocupen por realizar mediciones confiables que les permitan mejorar.
    Pregunta: ¿sigue dando clases en FCEIA?
    Saludos

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>


arriba