La visión de la empresa, y su prueba ácida.


Publicado en: Grupo Gamma, Salud | 3 Comentarios

Un empresa tiene como deber ineludible la generación de ganancias. De lo contrario muere. Pero si el liderazgo es capaz de comunicar una visión que de sentido al esfuerzo entonces hay más chances motivar a la gente, y de construir una organización exitosa en el largo plazo.

Hay mucho verso respecto a lo que significa que una empresa sea vision-driven. Mi opinión es que no se trata de declaraciones públicas, ni discursos o un papel colgado en la pared de la oficina del CEO. La existencia de una misión se comprueba con los actos concretos. ¿La empresa pone la plata donde es mayor el rédito inmediato o en la construcción paciente de su visión?

Yo me siento afortunado por trabajar y ayudar a liderar una empresa que tiene una visión clara, real y motivadora.

Instituto Gamma nació como una empresa de diagnóstico por imágenes, que es una de las áreas más rentables de la prestación médica privada (excluyendo por supuesto los medicamentos). Planteada la decisión estratégica sobre que rumbo tomar para crecer, bien se podría haber elegido replicar lo conocido y hacer una cadena de clínicas de diagnóstico. Sin embargo eso era inconsistente con la visión de mi viejo como fundador: el modelo para Gamma son las grandes redes de salud integradas americanas como Mayo Clinic, Cleveland Clinic, o el MGH. Hospitales centrales rodeados de unidades prestacionales que, de forma coordinada, satisfacen el 100% de las necesidades de salud de sus pacientes.

Perseguir esa visión implica para Gamma mover recursos de un negocio con 25% de margen operativo (diagnóstico) a la construcción y gestión de un hospital que, muy bien administrado y con viento a favor, puede aspirar a una utilidad operativa entre 5% y break-even.

Visto con lentes de banquero es una locura. ¿Quién puede dudar que hay que invertir en diagnóstico y replicar el Instituto original como un McDonald´s?

Gamma sin embargo cambió un 25 por un 5 por ciento. Somos un peor negocio, pero optando por construir un nuevo hospital estamos mucho más cerca de cumplir nuestra misión.

He aquí la prueba ácida final. Mision-driven? So walk the talk and put your money where your mouth is.

3 comentarios

  1. Daniel Denunzio

    Excelente como siempre. Es importante considerar tambien el contexto de pais en el cual vivimos y nuestra cultura. Eterno problema, donde creemos que incluir a ciudadanos fuera del sistema es otorgarles un subsidio, que a la larga , se lo devora la inflación. Cuando en realidad incluir deberia ser generar trabajo. Y especificamente en el area de la salud, ya sea publica o privada, se necesita personal capacitado que pueda brindar servicios de calidad.

    Responder
  2. Luisma

    Interesante reflexión. Como punto de partida, y bajo mi propia experiencia, diría que la visión de una empresa va ligada a una rentabilidad económica aún cuando esta sea a muy largo plazo, y que de no ser así, tiende a derivar en una mera asociación mal gestionada por la falta de ganas de superación y control.

    No obstante también conozco casos de empresas con un fin social muy marcado y que ha derivado en una rentabilidad económica (que no era el objetivo primario) y en una viabilidad a largo plazo en sectores altamente competitivos (como por ej la alimentación).

    En cualquier caso, creo que de una u otra manera, lo más importante es mantener la pasión y la ambición por seguir esa visión. Así se materializará en algo tangible..

    Responder
  3. Jerry

    - Comme j’adore la mode, je ne peux qu&ªÃ217;8#tre fan de celle-ci Bravo pour cette photo et toutes les autres qui sont très très belles, aussi bien techniquement que d’un point de vue émotionnel !

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>


arriba