¿Hasta cuando conviene estudiar?


Publicado en: Boston y USA, educación | 9 Comentarios

Entre los varios tópicos de discusión que generó la muerte de Steve Jobs está el de la utilidad de la educación formal para progresar. Una corriente de pensamiento dice que es mejor hacer como Jobs – y Bill Gates (MSFT), Evan Williams (Twitter), Zuckerberg (Facebook) y otras luminarias de internet- y no extender el tiempo de clases formales más allá de lo indispensable, digamos secundaria o high school. Ir a la universidad es una pérdida de tiempo valioso dice ese argumento: cuando la potencia de la creatividad y el trabajo está al máximo es mejor dedicarse a crear empresas que cambien el mundo. En USA además el ROI de estudiar está cada vez más bajo, con una matrícula de entre 10 y 40 mil dólares por año, multipliquen por 4 y queda claro que el graduado tiene un rojo importante que recuperar.

Esta posición está en alza en muchos ámbitos, desde el timeline de twitter hasta las páginas editoriales del New York Times. En el caso local Santiago Siri – un emprendedor de internet – lidera la opinión de la nueva generación que dice el aula aburre y no sirve.

Yo en particular veo varios problemas con el razonamiento. Que seguir estudiando no haya sido necesario en el nivel individual para Jobs, Gates, Zuckerberg y compañía no quiere decir que es una buena recomendación general. La data dice lo contrario. El nivel de educación formal es el mejor predictor de ingresos futuros de una persona.

Hay otros problemas. Cuando Facebook se instala en el Silicon Valley, además de financiación lo que obtiene es el acceso al talento mejor educado de USA – los graduados de Stanford. Palo Alto – donde está Stanford – tiene el 80% de su población con título de grado, y provee gran parte del talento a las empresas cuyos fundadores se mencionan como ejemplo de que no vale la pena estudiar. Ahí la inconsistencia: si todos siguen el consejo de dropping out…con que equipo armamos el siguiente Facebook?

Por cada ejemplo de emprendedor exitoso sin un título, siempre se encuentra un contra ejemplo: Google fue fundado por 2 estudiantes de PhD que tienen fácil 8 años de estudio post secundario cada uno.

Mi opinión es que una educación universitaria de excelencia tiene más sentido ahora que nunca. Y si bien me parece la postura más sensata en todos los casos, lo veo en particular crítico en países como Argentina que todavía no se desarrollaron. Este dato lo dice todo:

A 10% increase in the percentage of an area´s adult population with a BA in 1980 predicts 6% more income growth between 1980 and 2000. As the share of the population with college degrees increases by 10%, per capita gross metropolitan product rises by 22%.

En USA, los Jobs o Gates se beneficiaron por la gran educación de la gente que los rodeaba. Recordemos que los hubs de emprendedorismo allí son el Silicon Valley y Boston, ambos con una densidad de estudiantes y universidades sin igual. En Argentina los que no estudien no tendrán el beneficio de semejante compañía que los mejore.

No hay nada mejor que la educación para construir capital humano. Y nada mejor que el capital humano para el progreso, individual y colectivo.

9 comentarios

  1. Abel

    Luciano,

    Creo como vos que los Jobs, Gates y Siris, son la excepción que confirman la regla.

    Argumentar que a la mayoría no le conviene seguir estudiando, tomando como ejemplo a ellos, es dar por sentado que todos tenemos su genio y creatividad.

    Por otro lado, las ideas (creatividad) sin implementación, no sirven de nada. Y la implementación requiere de técnica. Técnicas que se aprenden mucho más eficientemente con la educación formal.

    Saludos y muy bueno el post,

    Abel

    Responder
  2. Tomás

    Creo que si bien la educacion es importante, hoy en dia se esta criticando un poco el modelo de enseñanza. En Argentina se tiende cada vez más a sacar alumnos estandarizados y capaces de repetir conocimientos y procedimientos, pero que les cuesta generar ideas propias. Ahí está la diferencia ccon personas que tuvieron una educación informal, distinta y pudieron generar nuevas ideas. El conocimiento tien un gran componente como el contexto y las experiencias pasadas, para generar conocimiento, la diversidad de experiencias es fundamental. Un ejemplo puede ser que en las carreras de grados no se realizan trabajos conjuntos con otras disciplinas, siempre los ingenieros con los ingenieros, los contadores con los contadores. Hay mucho para mejorar en la educación formal y para ello es importante considerar historias como la de Gates y Jobs en ordend de tener más profesionales creativos. Luciano se que hiciste un MBA en MIT, entrar a un PhD en USA es muy dificil? Como elegis donde aplicar? Aplicas en varios programas? Saludos!c

    Responder
    • Luciano

      Tomás, creo que son 2 discusiones distintas. En la que yo me centraba en es la utilidad de estudiar una carrera, que es puesto en duda por muchos, aun si fuera una enseñanza de excelencia.

      Lo que vos decís el modelo de enseñanza es muy cierto. El tema de la interdisciplina es clave, en las universidades yanquis se logra con el “minor” y “major”, es decir que todos arrancan y hacen la misma formación de base, no segmentás de inicio entre ingenieros, médicos, etc. En MIT hay un programa genial que se llama IAP y también estimula en intercambio entre distintos perfiles (http://web.mit.edu/iap/)

      Lo del PhD, más que la dificultad, te diría que lo clave es entender muy bien cual es tu plan de carrera, porque la mayoría de los PhD lo hacen para dedicarse a la academia y la investigación.

      Responder
  3. Gustavo Andrade

    Luciano: estoy de acuerdo con tu posición acerca de la decisión de “perder o no tiempo” terminando los estudios de grado. Creo que es muy importante adquirir y entender las herramientas que vas a necesitar para dedicarte a lo que te interesa.
    En mi caso, estudiar en la UA me hizo crecer e hizo aprender muchísimas cosas.
    Pero quiero darle una vuelta de rosca al tema y hace bastante tiempo me pregunto si no sería conveniente un paso laboral previo, entre la salida de la escuela secundaria y la llegada a la Universidad.
    Hoy en día, un jóven de 17/18 años promedio creo que no está preparado para elegir la profesión que amará en en un futuro.
    En mi experiencia personal, estoy seguro que de haber adquirido experiencia previa a mi llegada a la carrera de Administración de Empresas, me hubiera abierto mucho mas mi cabeza a la hora de darle valor a las herramientas teoricas que aprendí en la carrera.
    Realmente no tengo claro cual es la mejor opción. También es cierto que no se puede aplicar mi teoría a todas las carreras.
    El gran interrogante que no logro despejar es si un “chico” a los 17 años está en condiciones emocionales de elegir su camino profesional!!
    Tengo 38 años y dirijo un comercio con mas de 100 empleados y amo mi profesión. Pero creo que si hubiera empezado la carrera a los 24 y no a los 18, hubiera sido muchísimo mas productivo y lo hubiera hecho en mucho menos tiempo.
    Saludos y espero que el intercambio continue.

    Responder
    • Luciano

      Gustavo, concuerdo 100%. Me parece que ir a experimentar el mundo entre secundaria y universidad es muy recomendable y suma. Creo que en argentina no se hace no porque no sea bueno, sino porque requiere cierta espalda económica que no muchos tienen, además de la incertidumbre constante del país que te hace preocupar sobre “perder” el tiempo. Pero te aseguro que en otros lugares como Dinamarca la mayoría se toma un tiempo para madurar.

      Responder
  4. German

    Creo que tal vez haya que matizar el contexto.
    Por ejemplo, en este momento en Spain los universitarios solo consiguen trabajo en los bares. Y las personas que tienen FP (secundario técnico) ganan muy bien, incluso compitiendo a veces con sueldos universitarios.
    Dicho esto, ayer mismo miraba unas estadísticas de desempleo en Spain, y se veía claramente que por franja de edad, y por nivel de educación, el desempleo era siempre menor cuanto más estudios tenías.
    Lo que pasa que tal vez esto suceda cuando la sociedad en que te desenvolvés tenga oportunidades para universitarios. Y a esto hay que aunar una condición que me parece “sine qua non” en un país en desarrollo: y es que ser universitario debería ir aunado con una educación orientada al emprendimiento y a la creación, en vez de hacerlo para conseguir un puesto de empleado anónimo en una empresa.

    Saludos.

    Responder
  5. Claudia

    “Depende, todo depende…”.

    Vivo en Bolivia. Días atrás, casualmente, me preguntaba ¿para qué seguir estudiando? o ¿para qué haber estudiado más allá de la carrera de grado?. Acá el conocimiento académico no incide de manera significativa en las posibilidades de desarrollar tu profesión o tus capacidades. Tampoco en las oportunidades laborales. Éstas no son más ni mejores que las que tienen quienes no han estudiado.
    Los factores que intervienen son otros: ‘padrinos’, apellidos, si sos ‘originario’ o no, si estás con el partido oficialista o en contra. El círculo de pertenencia es determinante.
    En lo personal, sigo apostando a más y mejor educación formal.
    A pesar de… (no pierdo las esperanzas).
    Incluso, a la creatividad y al talento les conviene tener más herramientas.

    Coincido totalmente con tu último párrafo, y creo que lo que comento sobre este país explica un poco las razones del no-progreso.

    Me gustó tu post. También la biblioteca. Saludos.

    Responder
    • Luciano

      Gracias Claudia por el comentario! Ninguna sociedad es 100% meritocrática, y está ok. Pero cuando pesa demasiado “la cuna” en detrimento de los méritos, como describís vos en Bolivia, se limita sin dudas el progreso (y además es injusto!)

      Responder

Responder a German Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>


arriba