El mundo exponencial que nos rodea, y no vemos


Publicado en: Ideas, Libros | Dejar un comentario

“The most powerful force in the universe is compound interest” – Albert Einstein

Mucho se habla en contextos variadísimos de la regla de Paretto – que el 80% de los resultados son generados por el 20% de los casos. A pesar del uso y abuso del concepto la mayoría de las personas tenemos grandes dificultades para comprender cabalmente el impacto de los procesos exponenciales que nos rodean. Son estos los que dan origen a los resultados tipo Paretto.

Según varios estudios, por cuestiones evolutivas nuestro cerebro procesa mucho mejor magnitudes lineales que exponenciales. Brynjolfsson y McAfee usan una historia para ilustrarlo. Un hombre inventa un nuevo juego, el ajedrez, y se lo presenta a su rey. El rey, impresionado, decide recompensar al hombre de la forma que este decida. El hombre le pide entonces un grano de arroz por el primer cuadro del tablero, dos granos por el segundo, cuatro por el tercero y asi sucesivamente hasta completar los 64. El rey accede de inmediato, sorprendido por la modestia de este señor. Comienzan entonces a contar el arroz, las primeras cantidades son muy pequeñas, pero se duplican cada vez, y al poco de avanzar son plantaciones enteras de arroz, montañas, y el rey no puede ni con todo su imperio cumplir su promesa.

Peter Thiel dice en su libro Zero to One que los procesos exponenciales son mucho más comunes de lo que pensamos. Que el mundo funciona de manera exponencial: “The power law is the law of the universe. It defines our surroundings so completely that we usually don´t even see it”

Powerlaw

El otro día hablaba con mi hermano. Su banda, Chicosvaca, está entre las más conocidas de Rosario, pero no se conforman y quieren fama verdadera. Ser conocidos en toda la Argentina. Y ahi se enfrentan a la ley exponencial: sólo muy pocos, contados con los dedos de la mano, llegan y se llevan toda la recompensa: sus seguidores (y ganancias) suman más que todos los de las miles de bandas anónimas del país. Este fenómeno no nos llama la atención en el arte y en el deporte profesional, por ejemplo. Sabemos, y nos parece lógico, que un Messi vale más que todos los jugadores de los clubes de Rosario juntos.

Pero Theil dice que la regla exponencial es omnipresente también en el mundo natural y social: los peores terremotos con varias veces más poderosos que la combinación de los chicos; las ciudades más grandes son mucho más que todos los pueblos juntos, y las empresas más exitosas ganan más que millones de competidores no diferenciados.

Los de arriba del ranking no son “un poquito” más que el resto. Son monopolios que se llevan todo.

La conclusión es que, al vivir en un mundo exponencial, conviene enfocarse: hay una idea o un proyecto que pagará por todo lo demás. La cuestión es detectar cuál es y ponerle todas las fichas. Es una noción que puede ser inquietante. Pensamos que esta presión de “llegar” era para los futbolistas, para los rock stars. Bien, Theil dice que en el mundo actual todos estamos insertos en la misma dinámica. La pucha, y vos que no te dedicaste al rock para apostar por una carrera más “predecible”. =)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>


arriba